Hormigón desactivado

El hormigón desactivado o lavado es un tipo de pavimento muy interesante, con un vistoso aspecto pétreo. Conseguimos “desactivar” el hormigón por medio de un producto químico en fase acuosa que actúa como un retardante en la capa superior del hormigón fresco, recién extendido.
Este producto se aplica luego de que el hormigón ha sido ‘regleado’ y allanado, y tan pronto como este actúa sobre la superficie, la misma es lavada a presión con una máquina hidrolimpiadora para eliminar el mortero suelto que no pudo fraguar por la acción del desactivador, quedando de este modo los agregados áridos a la vista; razón por la que este tipo de pavimento también se conoce como “árido visto”, pues el acabado final es semejante a una capa de piedras. Cabe resaltar que este producto que desactiva el hormigón no es perjudicial para el usuario ni para el entorno.

Al igual que en otros trabajos de pavimentación el cliente puede escoger previamente los colores y textura deseada en su piso de hormigón desactivado. Según el grado de “ataque” elegido por el cliente, obtendremos la profundidad deseada de los áridos en la mezcla de hormigón; para ello es necesario tener en cuenta la granulometría del árido, lo que permitirá crear diseños exclusivos.

Al finalizar el proceso se obtiene un acabado rustico, pero con gran presencia y estilo. Podemos aplicar una resina sobre su superficie para obtener un mejor sellado y facilitar la limpieza en la solera.

Ventajas de hormigón desactivado

El hormigón desactivado o árido visto es bastante utilizado en los trabajos viales, como aceras o calzadas en ciudades y urbanizaciones, caminos de acceso, terrazas, gasolineras y centros comerciales, pues es un pavimento continuo antideslizante.
Además, este tipo de pavimento es muy resistente, incluso es más resistente que la superficie de un hormigón clásico; lo que garantiza su larga duración.
Por otra parte, otra ventaja de este tipo de pavimento es que se realiza rápidamente, con mínima disposición de equipos y medios auxiliares. Conjuntamente, este tipo de pavimento tiene un precio muy asequible.
Como hemos mencionado antes, el hormigón desactivado o lavado es antideslizante, decorativo, resistente, duradero y transitable.

Aplicaciones de árido visto

Esta técnica se puede utilizar en hormigones tradicionales hechos con cemento blanco o gris. Así como también en hormigones arquitectónico, los cuales son coloreados en masa.
El hormigón desactivado, por su vistosidad y acabado final es muy utilizado en zonas de tradición arquitectónica, así como cascos antiguos, paseos peatonales, paisajismo de exteriores, zonas residenciales, parques y jardines, aceras…

Metodo de ejecucion

  • Replanteamos el área y comprobamos niveles.
  • Vaciamos la mezcla de hormigón.
  • Alisamos manualmente la superficie con regla (regleado).
  • Alisado manual, fratasado.
  • Utilización del desactivante. Un ácido especial que erosiona la capa superior del hormigón.
  • Una vez que el hormigón haya fraguado lavamos a presión (a razón de 100 a 150 kg/cm²) la superficie para eliminar el mortero sin fraguar y dejar al descubierto los áridos. El resultado final es toda una obra de arte.
  • Sellamos la superficie del hormigón con resina (opcional).

Como podrá ver el hormigón desactivado o árido visto ofrece una gran ventaja en cuanto a precio y método de ejecución. Así como también ofrece otras características a considerar como su resistencia y larga vida.
Póngase en contacto con nosotros y le mostraremos las diferentes opciones a su disposición para crear un pavimento personalizado que satisfaga sus necesidades. Presupuesto gratuito y sin compromiso!